Facebook Instagram YouTube

TERMALES DE ALICANTE, SIERRA DE APANECA

El agua fluye desde la parte más escondida de la ciudad de Ahuachapán. Manantial de líquido vital proveniente de las entrañas de la tierra y su temperatura es un reto para los que buscan vivir una experiencia distinta… en sus propias carnes.

Este es el viaje por Los Termales de Alicante, en la sierra de Apaneca, Ahuachapán.

En busca de descanso dejé la calle que conecta Ahuachapán con Ataco y avance por la calle rural que conduce hacia los termales, recordatorios de la potencia que contiene nuestra tierra.

Un lugar sencillo, acogedor. El flujo de los termales indicó el lugar para ser aprovechada su agua, se almacena en sus piscinas, rodeadas siempre del verde de la  naturaleza que existió primero.

El agua termal nunca deja de viajar, buscando su destino final. Pero aquí se combina con el entorno, y por unos instantes hace una pausa para convertirse en algo más, un regalo a la vista de aquellos ojos acostumbrados a ver solo construcciones del color gris del cemento.

Su temperatura oscila entre los 20 hasta superar los 40 grados centígrados, un shock para el cuerpo que luego de unos minutos pareciera rendirse u obligarse a soportar primero el calor para finalmente encontrar la paz en medio de este entorno.

VUELO SOBRE LOS TERMALES DE ALICANTE

Miré al frente y la sierra de Apaneca serpenteaba por el horizonte y hacia allá volé, intentando descubrir el origen de este regalo de la tierra.

En el desplazamiento encontré termales que por su gris destacan por sobre todo el paisaje verde característico de esta parte del país.

Algunos pequeños y otros como aquel que según dicen es uno de los más grandes de Centroamérica. Se encontraba ahí en medio del verde de aquel lugar de Ahuachapán.
En medio de todo el verde, había una gruta de la que brota un chorrito de agua pura y aunque en un momento parecía imposible encontrarlo, el espejo de agua pareció llamarme con su reflejo y ahí estaba: El regalo de la naturaleza, una vena de agua hirviendo brotando de las piedras, mismas que en su descenso nutrirá las piscinas curativas de Alicante.
Desde acá arriba valoré más el milagro que regala la sierra, un regalo silencioso que no deja de brotar, gritando a su paso que la tierra aún brinda su mano, esperando ser escuchada por más personas.
Lo vi todo desde un lugar donde el agua termal no deja de fluir y se combina con la historia escrita por la naturaleza. Lo vi todo desde Termales de Alicante.

MIRA EL VIDEO DEL VIAJE

CONTACTO:

Facebook: Termales de Alicante

Teléfono: 2433 0175

     
(Visited 385 times, 3 visits today)

Deja un comentario

*

Sígueme en Instagram

  • Qu ven acx2049xfe0f De este lugar va la historia de
  • Algn da les contar el sacrifico que tuvo que hacer
  • Ro Dulce Izabalxfe0f  Guatemala drone river travel life
  • Camino de la vidaxfe0f  Malacatiupn  elsalvador drone waterfall
  • La casa entre rboles y el Suchitln en el horizontexfe0f
  • Esta semana Los Almendros de San Lorenzo Suchitoto en el