Facebook
Instagram
YouTube
Drone Stories

redes

Facebook
Instagram
YouTube
Drone Stories




Drone Stories: Estanzuelas 1800

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

El nombre de este lugar surge de las paupérrimas construcciones de sus primeros habitantes. A principios de 1800 las estanzuelas o xacales (chozas) cubrían todo el territorio de la hacienda donde ahora se levanta el municipio.

Este es el vuelo por Estanzuelas.

Cuentan que por esos años la hacienda debió ser “limpiada” de sus primeros colonos. Usando la fuerza las estanzuelas fueron barridas y suss habitantes mestizos obligados a migrar. La hacienda terminó siendo un muncipio que primero perteneció a San Miguel para terminar en Usulután.

EL PRESENTE

Ahora colindan con el Río Lempa y su fuerza es contenida en esta parte de su camino que riega nuestra tierra, la presa detiene su paso para convertirla en energía.

 Ahora casitas con techos de teja y murales decoran las construcciones que nada tienen que ver con las Estanzuelas del pasado. Rodeados por tierras fértiles por gracia del Lempa.

  ¿Qué habrá sido de ellos, de los mestizos de 1800? Condenados hace más de 200 años a ver de lejos la tierra que llamaron casa mientras emprendían el viaje por los caminos de polvo para volver a levantar sus estanzuelas, pero ¿Quedará rastro de su sangre en alguno de sus habitantes? Ojalá que si.

Porque a pesar que su destino cambió para siempre al ser obligados a dejar sus casas, sus Estanzuelas, llamadas así de forma despectiva, quizás como un homenaje a su memoria, el nombre perdura, bautizando todo lo que alcanza la vista hasta el día de hoy.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

La Barra de Santiago y la Leyenda de Chasca

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Se trata de uno de los sitios protegidos por la diversidad de su ecosistema, habitado por personas sencillas, glorias del fútbol e historias de amores perdidos en el tiempo y que se convirtieron en leyendas: La Barra de Santiago.

Un lugar que conserva un tesoro de la naturaleza, 10,000 hectáreas de manglar albergando la vida de toda clase de especies.

MIRA LA PRIMERA PARTE DEL VIAJE EN ESTE VIDEO DRONE STORIES:

Un cielo resquebrajado había ese día, que se reflejaba en el gris- verdoso de las aguas del estero, pareciendo por momentos un manglar plantado sobre las nubes.

Extensiones de verde que superan la vista y que atraen y atemorizan al mismo tiempo. Un oasis de esperanza para los que buscamos las historia que cuenta la tierra.

Desde arriba la Bocana de El Zapote donde el océano pacífico aguarda encontrarse con el estero de la barra. Y testigos de este encuentro, las modestas construcciones de pescadores y demás personas que dependen de estas aguas.

Por momentos la turbidez del agua asomaba tonos rosados que me hicieron recordar la historia indígena de Chasca, aún reverenciada por los pescadores.

Aquella que al ver que la muerte de su amor tiñó de rojo el agua del estero decidió arrojarse a estas aguas atada a una piedra para seguirle en su último camino.
 

La princesa indígena se convirtió en deidad y ahora es conocida como la virgen del agua. Y como toda leyenda, se mantiene vigente en la boca de los nativos, esos que ven señales en días y cielos como aquel del que fui testigo, cuando las nubes navegaron por el estero quizás como preparativo para la última aparición de la enamorada a bordo de su barca: Chasca

MIRA LA PARTE FINAL DEL VIAJE EN ESTE VIDEO DRONE STORIES:

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

La Unión del Oceano Pacífico

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Su bahía, las islas y el último paso hacia el mar, lo vi todo desde arriba, navegué por sus aguas y es lo que ahora escribo: La Unión del Océano Pacífico.

MIRA LA PRIMERA PARTE DEL VIAJE EN ESTE VIDEO DRONE STORIES:

Empecé por este sitio, el orgullo de residentes, uno que atrapa desde el suelo, pero que desde el cielo encanta con sus formas curvas y líneas que saludan al mar.

El Parque de la Familia de La Unión y su faro, última frontera entre los turistas y los que ven en estas aguas una forma de vida.

Nadie pareció percatarse que eran observados, ¿Cómo podrían haberse dado cuenta que su paso por este lienzo vivo genera arte?. Allá, los viajantes dejaban estelas marcando su camino, siendo borrado por el mar, que vuelve a estar en calma, acá el agua salada vive en calma, conforme de ser el paisaje, satisfecha con ser admirada.

Vecino del parque, el viejo muelle, el que aún se estira por alcanzar el mar, sirviendo de sostén para los marinos que a él siempre vuelven.

Desde arriba quedé maravillado por sus colores, su azul opaco observado eternamente por el centinela, el volcán de Conchagua que custodia este lugar.

MIRA LA PARTE FINAL DEL VIAJE EN ESTE VIDEO DRONE STORIES:

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Drone Stories: La Esmeralda de América

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

“La Esmeralda, con su tenue brillo a causa de la acción del mal tiempo, ha dejado al descubierto algunos de sus secretos y parte de su mito comienza a ser revelado”.

Este es el viaje por la Laguna de Alegría en Usulután.

(Mira el video Drone Stories al final del post)

Comienzo por su triste suelo cuyas formas a causa del sol y la acción del azufre dejan formas, líneas sin sentido, pero que en conjunto dan estampas propias de otros sitios.

A lo lejos el verde de la Esmeralda subsiste, aferrándose a seguir palpitando, existiendo, contando sus historias en la cima de un volcán. La laguna ahora más que nunca está amenazada por ser absorbida por la naturaleza del volcán Tecapa.

Sus canales de savia todavía se aferran a la tierra, misma que antes gobernaba. Aún se estira por  mantener su verde.

Pero al ascender, este espejo de agua volcánica todavía sorprende, aunque ya no se escriban poemas sobre ella. No pude evitar sentir una mezla de melancolía con admiración por su esfuerzo, de mantenerse pese a que lo tiene todo en contra.

Una mezcla de sus colores saluda a los que todavía la visitan, reflejando y atrayendo, tratando de conquistar a los curiosos. Aquellos que desconocedores de la leyenda de la sirena, incáutos se sumerjen en sus aguas misteriosas.

Pero la sirena ha sido revelada y su monumento semi destruido recibe a los que todavía creen en ella, como lo hicieron desde los tiempos que no recordamos.

Y desde arriba saludé a esta célula de la naturaleza, el último recuerdo de una explosión que cambió la historia de Alegría y que su fantasma perdura hasta nuestro presente.

No te vayas sin ver el video Drone Stories del viaje:

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Drone Stories Chalchuapa Colonial

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page
Fue el centro del desarrollo indígena, Chachuapa siguió su paso por el tiempo, dejando en su recorrido estructuras precolombinas que persisten hasta el nuestro.

Desde el aire los 4 barrios que forman el pueblo Las Ánimas, Santa Cruz, San Sebastián y Apaneca, líneas de viviendas que conservan la apertura en el centro para permitir el ingreso de la luz del sol. Las tejas descoloridas y viejas, aportan un poco de frescura a estas construcciones.

Siempre quise ver al santo de cerca, que es lo que ahora muestro. La historia de Santiago Apóstol se remonta a los años 800, tiempos de cruzadas, cuando montado en su caballo blanco inspiró a continuar la batalla contra los moros.
 

Y ahí está, el conquistador decidió que la iglesia tuviera la imágen de este personaje de la mitología religiosa, y desde 1600 custodia y da esperanza a los habitantes de Chalchuapa.

Y por eso vuelvo a ella, a buscar la inspiración del Santo Guerrero cuyo arrojo al momento de la batalla hizo retroceder al enemigo. Este arriba descascarando su figura en el tiempo de Chalchuapa.

Este templo es una de las cinco iglesias coloniales con las que cuenta El Salvador, junto con los templos de Metapán, Panchimalco, El Pilar en San Vicente y el de Dolores en Izalco.

Mira el video Drone Stories del viaje:

 
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

EL RESCATE DEL BOSQUE NATIVO

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Esta es una historia de un lugar y de una familia, los Nativos, que intentan hacer algo que la mayoría quizás no entienda: dedicar su tiempo y esfuerzo para recuperar el bosque nativo de la Península de Cutaliya, en el Lago de Ilopango.

Un padre y una hija dedican su tiempo a repoblar esta parte de la Península, con plantas nativas de la zona, con la intención de volver a verla verde como lo era antes. En los últimos dos años más de 1200 plantas han sido plantadas entre ambos y su esfuerzo sigue.

¿Te imaginas? Haber traido tanta vida al mundo. Caminé la península y desde sus vistas del lago entendí su esfuerzo, o parte de él, por recuperar esta joya turística, casi virgen, conocida por menos de los que deberían.

Aquí hay lanchas, padel y caminatas por esta tierra sagrada para ellos y para los amantes de la naturaleza y de lo que aún no ha contaminado nuestra mano.

Conocí la extensión de su esfuerzo desde arriba, imaginando esas jornadas de siembra, y deseé conocer el día cuando el polvo que ahora existe sea cubierto por la sombre del verde de los árboles que volverán a poblar Cutaliya.

MIRA EL VIDEO DE ESTE VIAJE DRONE STORIES:

 

Visita Nativo en el municipio de candelaria.

Cantón San Antonio, Municipio de Candelaria
CP 1117 Candelaria
 Teléfono: 7802 2004
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Drone Stories: Laguna Verde de Apaneca

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Esta es una historia que comienza a caballo (primera parte del viaje: Cabalgata hacia la Laguna Verde) y termina en el aire.

Ahora hablo de esta laguna verde vecina de los municipios de Apaneca y Juayúa. Un cráter producto de la actividad volcánica que hubo en el lugar, dejando hasta hoy este espejo de agua de medio kilómetro de diámetro y 50 metros.
Empecé por lo más simple del paisaje, aquellos jovenes lancheros que rentan sus brazos para conducir a los turistas a recorrer sus aguas a bordo de sus embarcaciones. Pasan ahí casi todo el día esperando bajo el sol, ese viaje.

MIRA LA LAGUNA VERDE DESDE EL AIRE EN DRONE STORIES

Densa vegetación rodea la laguna, alimentada por sus aguas todo el año tiñendo de verde las aguas, engañando la vista. La admiré un buen rato desde las hamacas generosamente colocadas en la sombra de los árboles de la orilla y era verde.

Pero desde el aire, el agua revela su verdadera naturaleza y el verde de la orilla cambia por un azul intenso, limpio y refrescante.Ese día nadie se bañó en el lugar, quizás por no interrumpir la paz de este ser que tiene vida o quizás respetuosos de los mitos que un ente arrastra al fondo a los intrépidos.
Me quedo con el color del mito, el que todos conocemos el Verde de la Laguna de Apaneca, después de todo la tierra tiene más tiempo y apenas empezamos a escribir la historia desde el aire.
 
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

CABALGATA HACIA LA LAGUNA VERDE

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page
Esta es una historia más de un viaje que del sitio que buscamos. Se trata del camino recorrido y no tanto de la meta.
Partimos de la Villa Cherokee, un lugar de otro tiempo, y de otra historia. Aquí las tiendas indígenas atrapan e inspiran.   Un lugar entre cafetales, que al contemplarlo desde el aire permite admirar la dimensión de donde nos encontramos, un campamento, una vida distinta a la que dejamos en la ciudad.
“Y desde lo alto, aquel árbol que regalaba su sombra se volvió un punto, entre los cafetales y sus caminos: un sobreviviente, el último de ellos” mira más imágenes en Drone Stories El Salvador.
MIRA PORTEZUELO MOUNTAIN DESDE EL AIRE EN DRONE STORIES:

Pero volvamos al viaje, los caballos de Portezuelo, cada uno dócil y conocedor del camino dan la confianza que nos cuesta entregar. Y avanzamos, en pocos minutos dejamos la carretera y comenzamos el ascenso por el cerro que los lugareños llaman De la Laguna Verde.

El polvo es común en esta época del año, que se vuelve una nube en el ascenso. Al paso, los residentes saludan, habituados a ver primerizos subir por sus caminos, por ese que no suben los carros, ese que está hecho para vivirlo.
A lomos de caballo atravesamos comunidades repletas de casas típicas de esta zona del país y una vida sencilla, productos agrícolas terminando su proceso bajo el sol y las amas de casa que regresan de los comprados.
El ascenso dura aproximadamente 1 hora con veinte minutos, recorriendo por canchas de futbol donde luchan aquellos que nunca veremos jugar, escuelas olvidadas y personas, sobre todo personas, que viven en estas condiciones: de caminos para caballos, entre el polvo de los días y grandes distancias para las cosas más elementales. Te dije que este era una historia de un viaje, el recorrido por la laguna espéralo en otra entrada 😉 MIRA EL VIDEO DE LA CABALGATA:

Vive esta experiencia en:

Portezuelo Mountain

Teléfonos: 22651111 / 7565-2303 / 7757 4518

             
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Líneas del Tazumal

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page
Siempre quise verla así, desde el lugar que merece: Desde el Cielo. Este Sitio Arqueológico que se deja descubrir a diario para todo el que quiera.

(Encuentra el video del viaje en la parte final del post)

Pero al mirarla desde este lado no pude más que sentir Admiración y Respeto por aquellos, los primeros salvadoreños que fieles a lo que creían dedicaron su vida y sus esfuerzos a construir estos bloques de piedra y barro, queriendo alcanzar el cielo… O esperando ser vistos desde allá, como lo hacemos ahora. Pirámides ancestrales como ellos, conectados a otras historias, mismas que al adentrarse más en ellas sólo dejan más misterios, de una vida paralela, llena de imposibles puestos al alcance de los antiguos, sirviendo de guías para formar el futuro que ahora vivimos.
Líneas perfectas de un lugar que tiene por vecino un cementerio y la naturaleza, que parece respetar este Sitio, que tiene más historia de la que se recuerda, más historia de la que entendemos. ¿Te imaginas cuántas veces estuvieron ellos, los habitantes de Tazumal viendo hacia arriba? Esperando una señal, o quizás aprendiendo, esos secretos que se llevaron con ellos.
Quisiera haberlos visto, y quiero creer que aún nos miran con su conocimiento infinito de los secretos ocultos para los ojos modernos entre el verde de lo natural, el café de la tierra, lo inmenso del aire y todo lo demás que el sol cubre.

No te vayas sin ver el video del Vuelo sobre Tazumal:

     
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Descubriendo Casa Blanca

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page
Se trata del menor de la familia de lugares históricos del occidente de país. Caminé en la más completa soledad por este sitio que atrapa la imaginación con sus misterios, sacrificios y relatos de otras historias, esa que estamos olvidando.
Un camino sencillo, marcado por lazos sirven para orientar a los que “regresan a este lugar por primera vez”, hablo de regresar a este sitio que no conocía, pero que nunca nos ha abandonado: La historia de los Mayas que habitaron Chalchuapa 1200 años antes de la venida de Cristo; el relato de su tiempo compartido con el nuestro, heredándonos sus construcciones, creencias y sus sueños.

Atravesando la barrera de árboles y sus sombras, no pude evitar imaginar ¿cómo fue ese encuentro del pasado con nuestro tiempo? Caminar por un sitio quizás buscando tierra para cultivo y encontrar esta ciudad estirándose para no ser devorada por la naturaleza, por el tiempo y el olvido.

Casa Blanca se resistió a ser absorvida por el olvido y resistió, aguardó a ser encontrada por nosotros “el futuro”. Y ahora aquí están, sus 6 construcciones resplandecen y siguen contando historias y permitiendo imaginarlos a ellos: a los antiguos con su forma de vida, llena de misterios y avances que aún no alcanzamos.

Sentado en este sitio ceremonial lugar de rituales que combinaron la vida y la muerte, que para ellos era casi lo mismo. Tratando de entender esa conexión con algo superior que los hizo levantar gigantes de barro tratando de alcanzar esos seres dadores de vida en los que creían.

Y se fueron, dejándonos su recuerdo sobre la tierra de Chalchuapa, y algunos cuerpos que muestran la forma de pasar a la otra vida, en la que ellos creían.

Casa Blanca es un sitio arqueológico ubicado en la zona arqueológica de Chalchuapa, en el municipio homónimo, Departamento de Santa Ana, zona occidental de El Salvador.

 ¿Cómo llegar? Km. 78, RN-13, Chalchuapa, El Salvador

Teléfono: 2408 0039

 
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page