Facebook
Instagram
YouTube
Drone Stories

redes

Facebook
Instagram
YouTube
Drone Stories




Publicaciones etiquetadas ‘historia’

El Faro de El Centro

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page
Desde la distancia la vi desvanecerse en el atardecer, cubrirse el centro por la oscuridad habitual, y sus estructuras pasar a ser siluetas inertes y lúgubres, parte de un lugar  que amenaza los recuerdos de colores.
Y esperé hasta que desapareció, pero no sé en qué instante emergió del negro de la noche, allá en el centro, una estructura se levantó, una que brilla, sorprende, saluda y celebra a quienes se acercan a contemplar. A la distancia vi cómo la Catedral iluminaba un sitio poco acostumbrado a buenas noticias, y menos a ser un destino de viajantes.

Este es el recorrido nocturno por el Centro de la capital.

Puesta ahí en medio de figuras sin vida, una de ellas lleva paz y atrae a los que buscan la esperanza.

E hice el viaje, bajé por la calle Ruben Darío por sus pasadizos angostos por el comercio a encontrarme con estas luces y para mi sospresa no estaba solo, otros viajantes estaban ya ahí, atraídos por la historia que comienza a emerger.

Míralo, nuestro palacio, tuvo días mejores, pero ahora brilla sobre la Avenida España, y a sus pies la monarca católica y el descubridor aún cubiertos por la noche viendo pasar a los cansados trabajadores.

Los ventanales guardan secretos de miradas furtivas, fantasmas del pasado que marcó la historia, esa que ahora se empieza a recuperar.

 
Frente a este monumento, la imágen del guerrero saluda, el descanso de las aves ya no se hace sobre sus brazos de metal, ahora la luz las ahuyentó rescantando su majestuosidad.
Caminé por la avenida con nombre del Beato, donde el Teatro se rescata, alumbrados sus pilares, guardando historias, transmitiendo el arte.
Pero ninguna de estas figuras de la noche se compara al templo, el mayor de todos, blancos sus colores, y vainilla sus luces, La Catedral: paz en la noche del centro, tesoro de la historia y de la fe.

Ahí esperan todas las noches, emergiendo del negro antiguo, reuniendo a cada vez más de nosotros, que queremos, esperamos y disfrutamos que la luz cubra más cuadras como éstas.

 
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Teleférico 2016 el lugar que no debes visitar

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page
Todos los recordamos y los que no lo vivieron lo han escuchado de seguro por alguien que anhela este lugar que estaba en la cima del Cerro de San Jacinto. No voy a hablar del camino para llegar, porque esto no se trata de una invitación, sino de traer a tu mente los recuerdos de algo que fue mejor, lo mejor para varias generaciones y ahora queda esto.

Seguro no sabes de qué se trata, pero aquí se encontraban los juegos de video, las maquinitas, esas que en mi infancia pocas veces pude pagar, ahora, unos cuantos bloques de ladrillos, fantasmas de antiguas construcciones por las que pasamos miles.

Míralo de nuevo, ¿ahora si lo recuerdas? lo que no sabías es la desolación que ahora domina este sitio.

Sigamos caminando, por este espacio del olvido, ahora mira acá:

Ayúdame un poco, aquí solía estar “El Platillo” o una máquina de nombre similar (puedo estar equivocado)… Y ahora, solo su silueta perdura, rodeada por cafetos que han comenzado a ser cultivados.

Estamos a mitad del recorrido, antes de seguir mira el video de la primera parte del viaje:

Antes de seguir debo decirte que la parte que más me gustaba de visitar el Teleférico era el viaje en Góndola, a pesar de mi miedo a las alturas ir en esos carritos volando sobre los árboles es algo que no se olvida. ¿te muestro lo que queda ahora?

Aquí eran recibidos todos esos aparatos, ahora acercarse a la orilla sin tener cuidado puede significar una caida de 15 metros.

Arriba en esos pilares blancos que todavía se pueden ver si observas con cuidado de cualquier parte de la capital, estuvimos Dexter y yo, testigos de que no queda nada más que una caseta vacía por la que pasamos todos en el ascenso hace algunas décadas.

Y quizás como una burla del tiempo, nos tropezamos con chatarras de carros chocones, apilados en un ricón, inservibles, históricos, olvidados.

Te dije que este lugar no debes visitarlo, mejor elije como yo, conservar en la memoria los mejores años del Reino del Pájaro y la Nube. Video final del viaje:
 
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Tiempo en Guaymango

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page
Se trata de uno de los municipios de pobreza severa del departamento de Ahuachapán, un pueblo con 2 calles de caso urbano y la mayoría de sus habitantes viviendo en los cantones de los alrededores.

Pero Guaymango tiene una joya fragmentada, al menos lo que queda de ella… El atrio de La iglesia central del municipio que conserva el portal construido durante la colonia.

Quizás como reflejo de la historia llena de carencias, esta construcción permanece amputada, desapareciendo poco a poco.

Pero mientras quede tiempo y se pueda mantener en pie, todavía se puede admirar esta construcción a la que los terremotos del 2001 dejaron lisiada de forma permanente y todavía se esfuerza por mantenerse en pie, el tiempo que nos dure.
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page